El trabajo y el sentido del humor, ¿son compatibles?

El trabajo y el sentido del humor, ¿son compatibles?

Un título curioso para empezar el post, pero pronto te pongo en situación.

Yo me he encontrado muchas veces con esto, y seguirá pasando. Parece ser que a la hora de ponerse el mono de trabajo el sentido del humor debe quedarse fuera. No son compatibles.

Está claro que hay personas que no saben dónde está el límite, y el sentido del humor dentro de un entorno laboral tiene la problemática de caer en el terreno del descontrol, ineficacia e ineficiencia. No obstante, hoy quiero reivindicar que hay personas capaces de combinar rendimiento y sentido del humor en su puesto de trabajo, es más, algunos lo necesitamos.

Los tiempos cambian: sonríe

Considero que queda muy lejos (o así debería ser) lo de estar serios y quietecitos en nuestro puesto de trabajo. No por tener cara de mala leche rendirás más, precisamente creo que es todo lo contrario. Suena raro, pero hay quien piensa que en el trabajo no hay lugar para el buen humor.

Con la entrada de hoy no es que me haya vuelto loco, pero es algo que tenía pendiente de hace tiempo. Tampoco es que me hayan echado del trabajo, al contrario, actualmente soy más feliz que una perdiz en el ámbito laboral. El tema es que a lo largo de mi experiencia profesional me he encontrado con mucha gente que no entiende que se puede trabajar con sentido del humor o, simplemente, con una sonrisa en la cara. Vale, estoy exagerando un poco, pero creo que se me puede llegar a entender.

Cuidado con confundir sentido del humor con despipote y falta de profesionalidad en el trabajo.

A día de hoy considero que es imprescindible el buen humor en el trabajo para innovar, cocrear, lograr mejores resultados (incluso distintos) y contribuir en nuestro desarrollo personal. Algo fundamental en las nuevas empresas tecnológicas e innovadoras, en las que el compañerismo, la participación, la cohesión de grupo y el sentido del humor son imprescindibles.

Claro está que no siempre podemos sonreír en esta vida, son muchos los factores que no están a nuestro alcance.

5 consejos para cuidar el buen humor en el trabajo

  • Reservarse tiempo para uno mismo. El egoísmo es bienvenido. Date un capricho en tu apretada agenda y dedícate tu tiempo.
  • Dormir un mínimo de 8 horas. O eso dicen. Yo soy el primero que no lo suelo cumplir y que debo tomar nota para obtener mejores resultados. Descansar las horas mínimas es fundamental para combatir el mal genio.
  • Practicar una vida activa. Desconectar haciendo deporte o, simplemente paseando a diario puede ser otro buen aliado.
  • Alejarse de las personas tóxicas. Tal y como ya dije aquí, existen personas tóxicas, es decir, generadores de problemas. Quizás es el momento de apartarse de ellas.
  • Inteligencia emocional. Si eres consciente de lo que te pone de mala leche, procura mantenerte al margen e intenta controlar tus emociones; empieza ya a conocerte.

Todo lo citado hasta aquí creo que es aplicable para cualquier contexto en el que se requiera trabajo, ya sea en el ámbito laboral o en otro más bien personal o familiar.

Y sí, el trabajo y el sentido del humor son compatibles. Creo que nos pasamos demasiado tiempo con malas caras, y muchas veces sin conocer el motivo, ¿no crees?

Yo he citado estos 5 consejos, pero a veces el mismo remedio no funciona para todos. Me encantaría conocer tus claves, secretos o consejos para levantarte cada día con una gran sonrisa. ¿Te animas?

4 Comentarios

  1. Hola, ya estamos aquí de nuevo es que me tiras de la lengua
    ;-).
    Pues si tienes toda la razón, mientras no se confunda sentido del humor, con pitorreo e irresponsabilidad y ” no importa hermano, buen rollo, karma positivo” es perfectamente compatible.
    El poder de una sonrisa está subestimado, yo por una sonrisa…”MA-TO”
    Consejos infalibles:
    – Los errores y fallos son imprescindibles y necesarios, puedes ofuscarte, lamentarte y hacer victimismo o reccionar con sentido del humor, aceptar el problema rapidito y buscarle solución con la cabeza fría.
    – Aceptar que no somos omnipotentes ni únicos, que nuestra vida se entreteje con muchas mas personas y las variables se multiplican dando lugar a imprevistos de todo tipo y falta de control…. acéptalo.
    Todos estamos en la misma situación, hoy me repercutes tu, mañana te repercuto yo, al día siguiente vete tu a saber… y hay que irse amoldando como el agua y con sentido del humor es mejor. Sin lugar a dudas.
    Ohhh que temita, me encanta.
    Mi padre es la personalización del sentido del humor y siempre tuvo fama de ello, y su trabajo representa todo lo contrario.
    Mi madre es el pesimismo, cara larga y pitufa gruñona con agonía y sin motivo desde que amanece hasta que anochece… jejeje así que se de que te hablo.
    Por tanto yo debería ser :-S, pero más bien soy :DD.

    Responder
    • jajaja Marisol! encantado de recibirte 🙂
      Grandes consejos que me dejas por aquí, y buenos retratos de tus papis, puedo hacerme una idea jeje yo tengo algo por el estilo en casa, algo puedo imaginarme… pero también intento ser 😀 como tú dices, aunque a veces cueste.. y mucho.. pero al final la sonrisa acaba saliendo y menuda alegría!
      En fin, a sonreirle a la vida pues, un abrazo!!

      Responder
  2. Ains!!! que no me da la vida David!!! Pero aquí me tienes: a las 4 de la tarde con una “caló” insoportable y dejándote el comentario que tenía pendiente.

    Yo soy de las que piensa que el trabajo y el sentido del humor no sólo son compatibles, sino que el humor es totalmente necesario en el trabajo.
    No todas las personas trabajan en lo que les gusta y cuando tienes que aguantar largas jornadas en un puesto que te trae por la calle de la amargura hay que ponerle humor, mucho humor.

    Conozco a personas que creen que en la jornada laboral hay que estar con cara de perro. Y es todo lo contrario: cuando hay buen rollo, buen humor y un buen ambiente rindes muchísimo más, trabajas más a gusto con los que te rodean y no te importa echar unas horas más porque lo haces en un ambiente favorable.

    Trabajar en un ambiente hostil (aunque los malos rollos no vayan contigo) es lo peor del mundo y puede llegar a bloquear esa creatividad e innovación de la que hablas.

    Trabajo y sentido del humor ¿compatibles? Desde luego que sí!!! No hay nada mejor que afrontar una jornada laboral sabiendo que puedes sacar una sonrisa cuando te apetezca y sin temor a ser reprendido. La cara de pocos amigos no es sinónimo de máximo rendimiento.

    Ahora voy al post de Mailpoet (estoy en racha)

    Un besazo compi!!

    PD: Me encantan estos post David!!

    Responder
    • Bea, hola! 🙂
      uff ayer el Lorenzo se pasó, sí.. y hoy tiene pinta que va por el mismo camino, pero ya va bien.. no queríamos verano, pues toma!

      Estoy de acuerdo con todo lo que comentas Bea.. pero como bien dices no todo el mundo opina así… a raiz de esto nació mi post jeje pero bueno nosotros seguiremos dando el callo y con sentido del humor (siempre y cuando así nos dejen:P)

      en fin, gracias por pasarte, te esperaba! un besote!

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *