Focalizando esfuerzos

Focalizando esfuerzos

Sí, te debo mil explicaciones, lo sé. Desde mi último post en el blog ya han pasado 6 semanas, algo exagerado teniendo en cuenta que mi frecuencia de publicaciones siempre había sido semanal. Te voy a ser sincero y, después de conseguir mi reto de publicar cada semana durante mi primer año como blogger empedernido, ahora me he relajado. No obstante, mi actividad en redes sociales sigue siendo la misma, con Twitter como mi gran favorita, tal y como ya sabrás 🙂 No se trata de bajar el listón Perdona, no creo que la mejor palabra para justificar mi ausencia en el blog sea “relajado”, sino más bien es una cuestión de optimizar esfuerzos. En todo este tiempo que mi blog ha pasado huérfano, he estado unos días de vacaciones (necesarios) y otros días liado (para variar) con otros proyectos que tengo en mente, uno de ellos es Territorio Directivo, un blog nicho que he abierto a modo experimento para trabajar unas KeyWords muy concretas y experimentar con Google Adsense. Según su éxito puede que te adelante en un futuro post la evolución de los resultados. 😉 Y bien, ahora que ya he cumplido el reto de publicaciones (sí, soy así de cabezón) te adelanto que mi frecuencia se verá reducida. Antes tampoco es que me viera obligado a publicar “porque tocaba” (bueno sí que tuve un par de veces esta sensación), pero ahora necesito focalizar esfuerzos si quiero que mis pasos sean firmes en cada uno de mis proyectos. A lo largo de estos últimos años (¿será madurez?) he podido darme cuenta de que no se puede estar...
Cuando el síndrome Gollum se apodera del emprendedor

Cuando el síndrome Gollum se apodera del emprendedor

Imagino que muchos de vosotros habréis visto y/o leído El Señor de los Anillos. Hoy quiero hablar del síndrome Gollum, una tendencia entre los emprendedores que ya he escuchado varias veces desde que ha empezado a interesarme el mundillo del emprendimiento. ¿Y quién es Gollum? Pues uno de los personajes más populares (y repugnantes) de la saga de El Señor de los Anillos. Sinceramente, yo no soy muy fan de este tipo de películas, sin embargo, si me tengo que quedar con uno de los personajes, posiblemente sea con éste. Este personajillo, como ya sabréis, tenía la obsesión de hacerse con el anillo el cual lo denominaba como ‘mi tesoro’. Algo similar ocurre con algunos emprendedores y sus ideas de negocio. Y es que, a día de hoy son muchos los  que tienen una idea de negocio pero que no la explican a nadie por miedo a que se la roben. Ya sea de forma consciente o inconsciente, esta actitud conlleva consecuencias graves para el desarrollo de la idea de negocio del emprendedor. De la idea a la obsesión hay un paso Soy de los que piensan que a veces es preferible lanzar la idea en un tiempo planificado y no prorrogar esa fecha; de este modo lanzamos una primera fase, recibimos feedback y corregimos errores. Con esto no me refiero a correr, simplemente tener claros unos objetivos, y saber priorizar lo que es importante a la hora de lanzar la idea al mercado, de lo que realmente no lo es. Una patada en la frente nada más salir al mercado, escuece. #Emprendimiento Click To Tweet Eso lo tenemos...
5 alertas activadas al emprender [con infografía]

5 alertas activadas al emprender [con infografía]

Hoy retomo una de las categorías con la que me siento más identificado de mi blog y que hacía semanas que no escribía nada en ella, hablo del emprendimiento. Desde mi humilde opinión y poca experiencia quiero transmitirte las 5 alertas que considero que cualquier emprendedor debe tener bien presentes, no sólo antes de aventurarnos con nuestro proyecto, sino también durante el largo camino que disfrutaremos recorriendo. #1 Pensar que tus clientes son iguales que tú Algo habitual entre muchas startups es pensar que lo que nos gusta a nosotros le encantará a nuestro público y ya no tenemos por qué preocuparnos de nada más. Esta tendencia puede surgir principalmente por dos motivos: Amor por nuestra idea. Pecamos de amor ciego por nuestro producto y somos incapaces de escuchar lo que realmente le interesa a nuestro usuario. Creemos que nuestra idea es la mejor para él. La ley del mínimo esfuerzo. Podemos pensar que, a estas alturas, modificar nuestra idea puede ser una hecatombe, así que seguimos adelante con todo. Para evitar caer en esta tendencia la solución pasa por preguntar a nuestros usuarios si les gusta nuestro producto o servicio y, lo más importante, si pagarían por ello. #2 Una buena idea no es sinónimo de buen negocio No saber ver la diferencia entre una buena idea y un buen negocio. La realidad es que no siempre se cumple, y una buena idea no es necesariamente un buen negocio. Existen muchas buenas ideas que se han quedado en el camino porque no se ha sabido encontrar un modelo de negocio, algo fundamental hoy en día para cualquier proyecto...
Cuestión de ambición

Cuestión de ambición

Dicen que quien la sigue la consigue, o más bien quien tiene atrevimiento, descaro… ¿incluso morro? (que no es lo mismo que ser un desvergonzado) Lo que está claro es que una persona con estos atributos, tendrá más posibilidades de llegar lejos y lograr los objetivos que se marque. Me considero una persona tímida, sobre todo ante lo desconocido, y eso puede hacer que a veces me pierda muchas cosas de la vida, al no demostrar realmente como soy. No obstante, poco a poco esa timidez ha ido quedando en un segundo plano, y ahora procuro no dejar de hacer cosas que me gustan. Posiblemente la “culpa” de que mi timidez haya perdido protagonismo se la debo a mi ambición. Sí, hoy se trata uno de esas entradas motivadoras y que de vez en cuando va bien recordar, ya que si tú no te valoras, difícilmente nadie lo hará por ti. Y es que, tal y como dijo la todo poderosa Coco Chanel… Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente Click To Tweet ¿Ambición o egoísmo? El problema viene cuando confundimos la ambición con el egoísmo, la avaricia o la codicia. Y últimamente me encuentro con situaciones o gente que así lo hacen. En mi opinión, algo bastante grave que incluso lo catalogaría de falta de respeto para aquellos que nos consideramos ambiciosos. La ambición no debería estar relacionada nunca con estos conceptos, ni con la envidia. Tampoco creo que la ambición vaya ligada con aquello de crecer indiscriminadamente. Quizás el problema es de los padres, y me explicaré. Muchas veces oímos a padres insistiendo a sus...
3, 2, 1… Todo listo para emprender

3, 2, 1… Todo listo para emprender

Ya que hemos aterrizado en este mundo, soy de los que pienso que hay que montar algo pero no de cualquier manera ni porque sí, sino con algo que realmente nos apasione y podamos dejar huella. Sí, hablo de emprender. Se trata de una aventura nada fácil en la que si se puede llevar a cabo en un sector o con una temática que realmente te guste y que, a la vez, exista una auténtica oportunidad, ¡chapeau! En mi caso, después de varios años dándole vueltas al coco esperando a que la bombilla se ilumine, he tenido algunas ideas más interesantes, otras más viables y otras directamente kamikazes. Sin embargo, por fin hoy me encuentro en el principio del camino del emprendimiento (y prácticamente de carambola). Toca cubrir la necesidad del mercado detectada, con una propuesta de valor atractiva, que destaque por encima del resto. En este punto, son muchos los aspectos a tener en cuenta para que tu proyecto no descarrile. Para ello deberemos ser muy observadores y curiosos leyendo, viajando, formándonos, etc. No obstante, por mucho que leas e investigues siempre habrá algo que esté fuera de tu alcance o que no entrara en tus planes y puede dirigirte al final de tu emprendimiento. Precisamente esto es de lo que quiero hablar hoy. ¿Por qué suelen fracasar las pymes? A día de hoy, el 80% de las pymes en Europa no sobrevive a los 5 años. Para evitar formar parte de esta mayoría, hay que cuidar muchos aspectos pero, sobre todo, hay que tener en cuenta 5 factores por los que fracasan los emprendedores:  1. Falta de...
Todo lo que necesitas saber sobre un Business Plan

Todo lo que necesitas saber sobre un Business Plan

Un Business Plan es un documento escrito que recoge las claves que te permitirán gestionar eficazmente tu proyecto, no es más que un plan de acción para conseguir llevar a cabo tu idea de negocio. Existen varias herramientas que facilitan el desarrollo de este documento. No obstante, bajo mi punto de vista y poca experiencia, el Modelo Canvas es el más eficaz. Se trata de una herramienta que te permite diagnosticar factores que en un primer momento son difíciles de percibir. A veces la elaboración de un Canvas es la clave para darnos cuenta de que estamos haciendo lo mismo que otros ya llevan tiempo haciendo. Es en ese momento cuando debemos reorientar nuestra idea de negocio. En este sentido, es un gran indicador para diferenciarse y tomar otro camino. Si quieres saber más sobre este modelo, Ana Magro (@amagrosa) te lo explica estupendamente en su blog. ¿Por qué un Business Plan? Un Business Plan ayuda a detectar las prioridades de tu idea e identificar posibles problemas que pueda tener el proyecto. Si el documento está bien hecho es una buena herramienta para poderte diferenciar con otras organizaciones. La elaboración de este documento permite saber en qué momento se encuentra tu negocio, además de ser útil para poder comunicar tu idea de negocio a otras organizaciones y/o poder recaudar fondos. Por lo tanto, un Business Plan permite estudiar debilidades y fortalezas de tu idea, así como su viabilidad; en definitiva, medir la realidad de tu proyecto. ¿Cómo debemos hacer un Business Plan? Claro, sencillo, concreto y transparente. Un Business Plan debe ser un documento que pueda ser expuesto incluso...