El trabajo y el sentido del humor, ¿son compatibles?

El trabajo y el sentido del humor, ¿son compatibles?

Un título curioso para empezar el post, pero pronto te pongo en situación. Yo me he encontrado muchas veces con esto, y seguirá pasando. Parece ser que a la hora de ponerse el mono de trabajo el sentido del humor debe quedarse fuera. No son compatibles. Está claro que hay personas que no saben dónde está el límite, y el sentido del humor dentro de un entorno laboral tiene la problemática de caer en el terreno del descontrol, ineficacia e ineficiencia. No obstante, hoy quiero reivindicar que hay personas capaces de combinar rendimiento y sentido del humor en su puesto de trabajo, es más, algunos lo necesitamos. Los tiempos cambian: sonríe Considero que queda muy lejos (o así debería ser) lo de estar serios y quietecitos en nuestro puesto de trabajo. No por tener cara de mala leche rendirás más, precisamente creo que es todo lo contrario. Suena raro, pero hay quien piensa que en el trabajo no hay lugar para el buen humor. Con la entrada de hoy no es que me haya vuelto loco, pero es algo que tenía pendiente de hace tiempo. Tampoco es que me hayan echado del trabajo, al contrario, actualmente soy más feliz que una perdiz en el ámbito laboral. El tema es que a lo largo de mi experiencia profesional me he encontrado con mucha gente que no entiende que se puede trabajar con sentido del humor o, simplemente, con una sonrisa en la cara. Vale, estoy exagerando un poco, pero creo que se me puede llegar a entender. Cuidado con confundir sentido del humor con despipote y falta de profesionalidad en...
Cuando el síndrome Gollum se apodera del emprendedor

Cuando el síndrome Gollum se apodera del emprendedor

Imagino que muchos de vosotros habréis visto y/o leído El Señor de los Anillos. Hoy quiero hablar del síndrome Gollum, una tendencia entre los emprendedores que ya he escuchado varias veces desde que ha empezado a interesarme el mundillo del emprendimiento. ¿Y quién es Gollum? Pues uno de los personajes más populares (y repugnantes) de la saga de El Señor de los Anillos. Sinceramente, yo no soy muy fan de este tipo de películas, sin embargo, si me tengo que quedar con uno de los personajes, posiblemente sea con éste. Este personajillo, como ya sabréis, tenía la obsesión de hacerse con el anillo el cual lo denominaba como ‘mi tesoro’. Algo similar ocurre con algunos emprendedores y sus ideas de negocio. Y es que, a día de hoy son muchos los  que tienen una idea de negocio pero que no la explican a nadie por miedo a que se la roben. Ya sea de forma consciente o inconsciente, esta actitud conlleva consecuencias graves para el desarrollo de la idea de negocio del emprendedor. De la idea a la obsesión hay un paso Soy de los que piensan que a veces es preferible lanzar la idea en un tiempo planificado y no prorrogar esa fecha; de este modo lanzamos una primera fase, recibimos feedback y corregimos errores. Con esto no me refiero a correr, simplemente tener claros unos objetivos, y saber priorizar lo que es importante a la hora de lanzar la idea al mercado, de lo que realmente no lo es. Una patada en la frente nada más salir al mercado, escuece. #Emprendimiento Click To Tweet Eso lo tenemos...
La importancia del líder en un proyecto emprendedor [infografía]

La importancia del líder en un proyecto emprendedor [infografía]

En todo proyecto emprendedor y, prácticamente en cualquier contexto que se te pase por la cabeza, es necesaria la figura del líder. Soy de los que pienso que no tiene por qué ser sólo uno, sino que puede convivir más de un líder, eso sí, cada uno liderando en su terreno. Exactamente, ¿qué es un líder? El líder es cualquiera que, con su actitud y ejemplo, sirve de referente para el resto. Click To Tweet Por tanto, un emprendedor tiene que ser líder. Básicamente, si desea tirar adelante su proyecto es necesario tener dotes de líder, o sino mejor replanteárnoslo. Ser líder te ayudará en tu camino emprendedor a sacar el máximo beneficio en el ámbito social, o networking como se dice ahora. Una persona líder es sociable y también tiene la capacidad de expresarse, otro punto a favor ya que será difícil convencer a posibles colaboradores, inversores o incorporaciones al equipo si no hay capacidad de expresión para elaborar un discurso convincente. Y, ya que estamos, también añadiré que un líder es una persona con buen sentido del humor, algo que considero fundamental y que cada día cuesta más encontrar. Líder, ¿nace o se hace? En mi opinión -y si estás en desacuerdo lo podemos debatir en los comentarios-, el líder nace a partir de trabajo, trabajo y trabajo. Es decir, el líder se hace. Puede que haya personas que nazcan con características que sepan a liderazgo, pero yo las definiría como personas con carisma, es decir, que tienen una influencia personal y una personalidad que agrada con facilidad, una calidad relacionada con lo que se conoce como...
5 alertas activadas al emprender [con infografía]

5 alertas activadas al emprender [con infografía]

Hoy retomo una de las categorías con la que me siento más identificado de mi blog y que hacía semanas que no escribía nada en ella, hablo del emprendimiento. Desde mi humilde opinión y poca experiencia quiero transmitirte las 5 alertas que considero que cualquier emprendedor debe tener bien presentes, no sólo antes de aventurarnos con nuestro proyecto, sino también durante el largo camino que disfrutaremos recorriendo. #1 Pensar que tus clientes son iguales que tú Algo habitual entre muchas startups es pensar que lo que nos gusta a nosotros le encantará a nuestro público y ya no tenemos por qué preocuparnos de nada más. Esta tendencia puede surgir principalmente por dos motivos: Amor por nuestra idea. Pecamos de amor ciego por nuestro producto y somos incapaces de escuchar lo que realmente le interesa a nuestro usuario. Creemos que nuestra idea es la mejor para él. La ley del mínimo esfuerzo. Podemos pensar que, a estas alturas, modificar nuestra idea puede ser una hecatombe, así que seguimos adelante con todo. Para evitar caer en esta tendencia la solución pasa por preguntar a nuestros usuarios si les gusta nuestro producto o servicio y, lo más importante, si pagarían por ello. #2 Una buena idea no es sinónimo de buen negocio No saber ver la diferencia entre una buena idea y un buen negocio. La realidad es que no siempre se cumple, y una buena idea no es necesariamente un buen negocio. Existen muchas buenas ideas que se han quedado en el camino porque no se ha sabido encontrar un modelo de negocio, algo fundamental hoy en día para cualquier proyecto...
Voy a pasármelo bien

Voy a pasármelo bien

Hay quien dice que la vida es como una montaña rusa, con sus altos y bajos, y alguna que otra vuelta. A lo largo de este recorrido nos cruzamos con mucha a gente que nos marcará más o menos, adquiriremos conocimientos, nos plantearemos retos, nos emocionaremos… y, bueno, tendremos algún susto también. Al final, todo lo archivaremos en momentos, así que el objetivo en este camino es recopilar más buenas experiencias que malas. La pregunta es… ¿cuánto tiempo dedico en aquello que realmente me gusta, tengo talento o puedo desarrollarme sin dificultades? O, mejor aún, ¿cuánto tiempo gasto haciendo aquello que creo que debo hacer? Si la respuesta es muy poco tiempo, es que algo estamos haciendo mal. Tenemos que disfrutar de lo que hacemos en nuestro día a día y no tomar roles equivocados o tareas que no nos pertocan, tanto en el ámbito personal como en el profesional. No obstante, parece que a medida que nos hacemos mayores algunos caemos en el error de perder esa inquietud por disfrutar y pasarnoslo bien. Un día de playa puede ser maravilloso… o no Voy a poner un ejemplo. Para un niño, un día de playa es una gozada. Jugará toda la mañana con la arena haciendo castillos y rebozándose por la arena sin recibir broncas de sus padres por estar ensuciándose. Cuando le plazca, se meterá en el agua, y otra vez listo para ser rebozado; jugará a pelota, raquetas, etc. Y posiblemente caerá un helado del chiringuito después de comer. Vaya plan, ¿no? Ahora vamos a ponernos en la piel de los padres, o bueno no hace falta...