Cuestión de ambición

Cuestión de ambición

Dicen que quien la sigue la consigue, o más bien quien tiene atrevimiento, descaro… ¿incluso morro? (que no es lo mismo que ser un desvergonzado) Lo que está claro es que una persona con estos atributos, tendrá más posibilidades de llegar lejos y lograr los objetivos que se marque. Me considero una persona tímida, sobre todo ante lo desconocido, y eso puede hacer que a veces me pierda muchas cosas de la vida, al no demostrar realmente como soy. No obstante, poco a poco esa timidez ha ido quedando en un segundo plano, y ahora procuro no dejar de hacer cosas que me gustan. Posiblemente la “culpa” de que mi timidez haya perdido protagonismo se la debo a mi ambición. Sí, hoy se trata uno de esas entradas motivadoras y que de vez en cuando va bien recordar, ya que si tú no te valoras, difícilmente nadie lo hará por ti. Y es que, tal y como dijo la todo poderosa Coco Chanel… Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente Click To Tweet ¿Ambición o egoísmo? El problema viene cuando confundimos la ambición con el egoísmo, la avaricia o la codicia. Y últimamente me encuentro con situaciones o gente que así lo hacen. En mi opinión, algo bastante grave que incluso lo catalogaría de falta de respeto para aquellos que nos consideramos ambiciosos. La ambición no debería estar relacionada nunca con estos conceptos, ni con la envidia. Tampoco creo que la ambición vaya ligada con aquello de crecer indiscriminadamente. Quizás el problema es de los padres, y me explicaré. Muchas veces oímos a padres insistiendo a sus...
Causas de muerte de la actitud

Causas de muerte de la actitud

Menudo bajón empezar con este titular y esta foto, ¿no? A ver si lo arreglamos con el final… 🙂 Bien, hoy toca de nuevo sesión de actitud. En la penúltima entrada hablé de la importancia de marcar la diferencia con actitud en nuestra vida personal y profesional y hoy intentaré reunir las principales causas que matan nuestra actitud, es decir, todo aquello que delimita o paraliza lo que sabemos hacer. Por lo tanto, nuestra misión será la de detectar las causas de muerte de la actitud que impiden desarrollarnos adecuadamente para, posteriormente, realizar un plan de acción. ¿Y cuáles son las causas de muerte de la actitud? 1. Preocupaciones Barreras para nuestro desarrollo personal y profesional, muchas de ellas impuestas por nosotros mismos. De hecho, expertos en desarrollo humano aseguran que: El 40% de nuestras preocupaciones no ocurrirán nunca. El 30% son del pasado, es decir, ya es tarde para cambiarlas. El 10% son problemas de salud. El 12% son temas irrelevantes, es decir, no afectan a nuestras vidas, son problemas de otros. El 4% de nuestras preocupaciones están fuera de nuestro alcance, no dependen de nosotros mismos y si tienen que ocurrir, ocurrirán. El 4% restante son aspectos que sí podemos controlar e incumben en nuestro día a día. Así pues, aquí el problema está en determinar si realmente son preocupaciones a nuestro alcance para realmente preocuparnos y actuar de una forma u otra. Y es que como diría el grupo de música Amparanoia… “La vida te da preocupación, deja la preocupa, ¡pasa a la acción!”  2. Miedo Hay que sobreponerse a los miedos, algo que nos dicen desde...
¡Aquí lo que falta es actitud!

¡Aquí lo que falta es actitud!

Ya puedes estar toda la vida formándote que si no tienes una buena actitud difícilmente lograrás conseguir tus objetivos más ambiciosos. Me explico, si tu aptitud es la correcta pero tu actitud no lo es, puedes estar echándolo todo por la borda. La actitud marca la diferencia, influye directamente en el cómo afrontamos nuestra vida a nivel personal y profesional. Si nos paramos a pensar en todo lo que aprendemos en nuestra vida, en nuestro día a día, veremos que hay infinidad de procesos de aprendizaje pero, ¿tenemos interés en interiorizar todo esto? Lo pongo en duda. La clave del aprendizaje no es el aprendizaje en sí, sino más bien todo lo que retenemos e interiorizamos y, lo más importante, lo que a posteriori aplicamos en nuestro día a día a base de actitud, actitud y actitud, eso será lo que te aportará un valor diferencial. Pero… ¿Cuánto valgo? ¿Alguna vez te has preguntado cuánto vales? Yo sí, varias veces (y creo que lo haré bastantes más), y normalmente tendemos a responder en base a la combinación de habilidades y conocimientos, pero aquí lo importante es la manera con que implementamos todo esto, es decir, la actitud. Se trata de un concepto que multiplica nuestros conocimientos y habilidades. Como ya he comentado más arriba, podemos tener un pedazo currículum que si nuestra actitud no está a la altura, nuestros conocimientos y habilidades serán prácticamente nulos. Para poner un ejemplo, cada día nos levantamos con las mismas habilidades y conocimientos, no obstante lo que sí que cambia es el cómo afrontamos el día a día para así hacer, por ejemplo,...
Cómo conseguir mi marca personal

Cómo conseguir mi marca personal

Cuando hablamos de comunicar y posicionar una marca a todos nos viene en mente un producto. La importancia de diferenciar aquella marca de la competencia y conseguir que el consumidor la perciba como su favorita es la máxima preocupación. ¿Pero qué ocurre si en lugar de un producto lo que quiero es promocionarme a mí mismo? En el actual mercado altamente competitivo es fundamental construir tu marca personal o personal branding para que tu perfil profesional sea más atractivo y deseable por otros (empresas, colaboradores, clientes, amigos, familia…). El objetivo es hacerte único ya no solo a nivel profesional sino también a nivel personal. Posicionarte como un experto o referente en algo para ser conocido o reconocido es un concepto de desarrollo personal que en ningún caso te perjudicará, sino todo lo contrario. ¿Y cómo lo conseguimos? La marca personal consiste en identificar y comunicar las características que te hacen diferentes al resto, destacando por encima del resto y haciéndote visible. El truco está en considerarse uno mismo como marca y, al igual que una marca comercial, cumplir con unos requisitos con ánimo de diferenciarse…. Para saber cómo conseguir tu marca personal te propongo 10 pasos: 1. Nombre. Antes de nada, escoge un nombre a tu marca personal y acompáñalo con unos valores. Puede ser desde tu nombre y apellidos hasta cualquier otro con el que te sientas identificado. 2. Posicionamiento. A dónde quieres llegar, en qué ámbito y cómo quieres impactar en la mente de tus visitantes, lectores, clientes, amigos, etc. 3. Objetivos. Qué intenciones tienes a la hora de crear una marca personal puesto que no es...
Atrévete: define tu objetivo

Atrévete: define tu objetivo

Marcarse un objetivo es un paso muy importante para lograr nuestros propósitos. Ahora bien, te será más fácil encontrar el camino si antes identificas tus pasiones y hobbies. Se trata de considerar aquello que realmente te gustaría estar haciendo en un futuro a corto, medio o largo plazo y apostar por ello. Soy partidario de escribir los objetivos en un papel en forma de lista y dejarlos a modo de recordatorio en nuestro escritorio, puerta de la habitación, nevera… Y es que recordarnos a nosotros mismos, no sólo los objetivos, sino también el por qué hacemos las cosas incrementa la constancia y concreta la atención para lograrlos. Es indiferente si el objetivo es asequible o ambicioso, lo importante es ser consciente de ello y saber esperar el tiempo suficiente para lograrlo. Con la consecución de objetivos nuestro desarrollo personal progresará, entonces podremos plantearnos siguientes objetivos. Márcate un objetivo, consíguelo y busca el siguiente #DesarrolloPersonal Click To Tweet No obstante, no todos los genios que han hecho algo grande a lo largo de la historia lo tuvieron fácil, dejo algún ejemplo: Isaac Newton: tuvo un bajo rendimiento en la escuela primaria y se consideró “poco prometedor”. Ludwig van Beethoven: su profesor de música una vez dijo de él “como compositor, es un inútil”. Thomas Edison: su profesor le dijo que era demasiado torpe para aprender nada. Le aconsejó que se dedicara a algo en lo que pudiera triunfar merced a su personalidad agradable. Michael Jordan: fue expulsado del equipo de baloncesto de su escuela secundaria. Walt Disney: fue despedido por un director de periódico porque “carecía de imaginación y no...