Cómo conseguir mi marca personal

Cómo conseguir mi marca personal

Cuando hablamos de comunicar y posicionar una marca a todos nos viene en mente un producto. La importancia de diferenciar aquella marca de la competencia y conseguir que el consumidor la perciba como su favorita es la máxima preocupación. ¿Pero qué ocurre si en lugar de un producto lo que quiero es promocionarme a mí mismo? En el actual mercado altamente competitivo es fundamental construir tu marca personal o personal branding para que tu perfil profesional sea más atractivo y deseable por otros (empresas, colaboradores, clientes, amigos, familia…). El objetivo es hacerte único ya no solo a nivel profesional sino también a nivel personal. Posicionarte como un experto o referente en algo para ser conocido o reconocido es un concepto de desarrollo personal que en ningún caso te perjudicará, sino todo lo contrario. ¿Y cómo lo conseguimos? La marca personal consiste en identificar y comunicar las características que te hacen diferentes al resto, destacando por encima del resto y haciéndote visible. El truco está en considerarse uno mismo como marca y, al igual que una marca comercial, cumplir con unos requisitos con ánimo de diferenciarse…. Para saber cómo conseguir tu marca personal te propongo 10 pasos: 1. Nombre. Antes de nada, escoge un nombre a tu marca personal y acompáñalo con unos valores. Puede ser desde tu nombre y apellidos hasta cualquier otro con el que te sientas identificado. 2. Posicionamiento. A dónde quieres llegar, en qué ámbito y cómo quieres impactar en la mente de tus visitantes, lectores, clientes, amigos, etc. 3. Objetivos. Qué intenciones tienes a la hora de crear una marca personal puesto que no es...
Atrévete: define tu objetivo

Atrévete: define tu objetivo

Marcarse un objetivo es un paso muy importante para lograr nuestros propósitos. Ahora bien, te será más fácil encontrar el camino si antes identificas tus pasiones y hobbies. Se trata de considerar aquello que realmente te gustaría estar haciendo en un futuro a corto, medio o largo plazo y apostar por ello. Soy partidario de escribir los objetivos en un papel en forma de lista y dejarlos a modo de recordatorio en nuestro escritorio, puerta de la habitación, nevera… Y es que recordarnos a nosotros mismos, no sólo los objetivos, sino también el por qué hacemos las cosas incrementa la constancia y concreta la atención para lograrlos. Es indiferente si el objetivo es asequible o ambicioso, lo importante es ser consciente de ello y saber esperar el tiempo suficiente para lograrlo. Con la consecución de objetivos nuestro desarrollo personal progresará, entonces podremos plantearnos siguientes objetivos. Márcate un objetivo, consíguelo y busca el siguiente #DesarrolloPersonal Click To Tweet No obstante, no todos los genios que han hecho algo grande a lo largo de la historia lo tuvieron fácil, dejo algún ejemplo: Isaac Newton: tuvo un bajo rendimiento en la escuela primaria y se consideró “poco prometedor”. Ludwig van Beethoven: su profesor de música una vez dijo de él “como compositor, es un inútil”. Thomas Edison: su profesor le dijo que era demasiado torpe para aprender nada. Le aconsejó que se dedicara a algo en lo que pudiera triunfar merced a su personalidad agradable. Michael Jordan: fue expulsado del equipo de baloncesto de su escuela secundaria. Walt Disney: fue despedido por un director de periódico porque “carecía de imaginación y no...
¿Empezamos por la actitud?

¿Empezamos por la actitud?

Si hace dos semanas hablábamos de la motivación intrínseca, hoy quiero retomar un poco el hilo haciendo especial hincapié en la actitud. Ya sabemos que la motivación es un cóctel de impulsos, deseos y necesidades que mueven a las personas a actuar de una forma u otra. Para ello, la actitud es un ingrediente clave, esencial para alcanzar nuestros propósitos a nivel personal y laboral. Lo cierto es que a día de hoy son muchas las oficinas en las que la motivación reina por su ausencia. Sin embargo, la gran mayoría de los empleados acostumbran a empezar motivados en sus nuevos puestos de trabajo, con metas entendidas y con una actitud imparable. No obstante, en ocasiones hay algo que empieza a fallar poco a poco. Para evitar precisamente esto y mantener un ambiente motivador debemos dar un primer paso: actitud. Si nuestra actitud es la adecuada y estamos predispuestos a aprender, mejorar, cambiar, dar lo mejor de nosotros… las cosas saldrán bien y, consecuentemente, nuestra autoestima y motivación mejorarán.  ¿Por qué mejorar? Seguramente uno de los tópicos de nuestro país: si las cosas ya van bien, ¿por qué debemos mejorar? Sí, es verdad que en la llamada zona de confort se está muy bien, pero si queremos conseguir todo lo que nos propongamos, es necesario realizar este esfuerzo. Poco a poco conseguiremos resultados y, de nuevo, nuestra motivación aumentará. Para ello quiero destacar la mejora continua Kaizen, una técnica japonesa que significa ‘cambio a mejorar’, y es que siempre se puede mejorar un poco; insisto, siempre. Se trata de una metodología de aplicación conocida como la MCCT: Mejora Continua...
Motívate, pero no de cualquier manera

Motívate, pero no de cualquier manera

A veces los premios, recompensas y bonificaciones no bastan. Queramos o no, hemos creado una sociedad muy simple y poco ambiciosa en este aspecto. No nos damos cuenta de que la motivación intrínseca, es decir, el deseo de ser mejor en algo que nos importa es lo que verdaderamente cuenta. Desafortunadamente centramos toda nuestra motivación en elementos extrínsecos. Caemos en el error de pensar que cuanto mayor sea la recompensa, mayor será el rendimiento; las conocidas recompensas condicionadas. No obstante, existen investigaciones a día de hoy que demuestran que cuando una tarea requiere las más mínimas habilidades cognitivas, estos incentivos no funcionan y nuestro rendimiento se reduce. Es más, este tipo de recompensas tienden a destruir la creatividad. ¿Y si marcamos la diferencia? Una solución consiste en basar nuestro desarrollo personal y laboral en los elementos de motivación intrínsecos que hemos comentado al principio del post. El trabajo del siglo XXI valora especialmente la inteligencia emocional, la imaginación y la creatividad; una perspectiva completamente distinta a la basada en los elementos extrínsecos. Así que, si cada día nos ponemos como deberes la superación constante a pesar de creer haber tocado techo o de no poder conseguirlo, seguramente que lograremos el plus diferencial que nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos. El valor de no retirarse ni rendirse nunca es enorme #MarcaPersonal Click To Tweet Lo dicho, el secreto no se basa en recompensas (ni en castigos), sino en una fuerza intrínseca invisible: la necesidad de dirigir nuestra vida, de aprender, mejorar, crear y de hacer cosas importantes para cambiar el mundo. ¿Listo/a para...
5 consejos para no fallar en una entrevista de trabajo

5 consejos para no fallar en una entrevista de trabajo

Decir lo mismo una y otra vez sin tener un mensaje que deje huella no produce efecto. Hoy en día algunos invertimos mucho tiempo en la realización de nuestro currículum, así como en la búsqueda de ofertas en base a nuestras expectativas profesionales. No obstante, cuando la empresa se decide por nosotros y nos cita para una entrevista, a veces cometemos errores básicos que nos condenan al descarte del proceso de selección. Por lo tanto, evitar caer en la categoría llamada SPAM y diferenciarnos del resto de candidatos será nuestro principal objetivo. Y es que, cada vez que suena nuestro teléfono para concedernos una entrevista nos convertimos en privilegiados, y es algo que no debemos olvidar, ¡hay que aprovecharlo! Hoy reuniré 5 consejos para no fallar en una entrevista de trabajo: – Preparación previa. Antes de presentarte a la entrevista debes investigar un poco la empresa, el sector (a priori ya lo deberías conocer) y las tareas del puesto al que aspiras. Esta inquietud, curiosidad por saber y aprendizaje seguro que agrada al entrevistador. Además, don Google puede chivarte si la oferta en cuestión se trata de una estafa o si la empresa no tiene la reputación deseada. En Internet está todo. – Primeras impresiones. Muy importante. Cuida tu imagen un poco acorde al tipo de empresa y posición. Aunque ese puesto de trabajo no requiera traje o uniforme, luce una vestimenta adecuada. Posiblemente no impresiones a tu entrevistador, pero si no llevas “algo decente” entonces seguro que llamas la atención y de mala manera. – Presentación del currículum. Intenta exponer un currículum diferente a los que ya estamos...